Teoria y tecnica del automovil

Cargando...

jueves, 1 de julio de 2010

CONSEJOS ÚTILES PARA EL USO DEL AUTOMÓVIL


Nos compramos un automóvil nuevo. ¿Y, ahora qué?
Lo primero que debemos hacer es leer detenidamente el “Manual del propietario”. En este manual vienen todas las indicaciones para mantener el vehículo en su máximo rendimiento.
Lo primero que debemos adoptar es una posición correcta de manejo.
COMO CONDUCIR
Una correcta posición en el vehículo es fundamental para conseguir una buena conducción y evitar fatigar nuestro cuerpo antes de tiempo. Las piernas deben de estar ligeramente flexionadas, pudiendo pisar al fondo el pedal del embrague. El respaldo debe de ajustarse de forma que las muñecas lleguen a la zona superior del volante.
Partiendo de que siempre hay que tener las dos manos tomando el volante, soltando una de ellas, únicamente para hacer los cambios u otras acciones imprescindibles, para realizar un buen manejo del volante es necesario colocar correctamente las manos en éste, siendo las "nueve y cuarto" la posición.

La mano hacia la que gira la curva ha de anticiparse tomando el volante por la parte superior y tirando hacia abajo. Una vez la primera mano está arriba, la otra mano descenderá y ayudará a subir para realizar el giro, siempre con una de las manos tomando el volante durante esta maniobra.
En carretera es muy importante anticiparnos ante la aproximación a una curva y evaluar las dificultades que pueda presentar.
Es necesario que nuestra conducción se adapte según sea una carretera sinuosa con curvas ciegas que se diferencia de las carreteras amplias y curvas suaves.
En las primeras, lo fundamental es frenar lo necesario para adecuar la velocidad antes de comenzar con el giro del volante y realizar el trazado correcto abriéndonos al lado contrario todo lo posible (sin ocupar la senda contraria) para ir cerrándolo a medida que llegamos al vértice de la curva para luego volver a abrir la trayectoria.
Es muy importante identificar perfectamente el vértice de la curva y que veamos la salida, pues hasta que no lo alcancemos no deberemos pasar a acelerar el vehículo.

La conducción eficiente es un conjunto de técnicas que permiten optimizar la utilización del vehículo de cara a la contaminación medioambiental.
Indicamos una serie de puntos a tener en cuenta que nos ahorrarán hasta un 30% de consumo de combustible, los cursos de conducción eficiente te ayudarán a ahorrar:
Conduzca a una velocidad moderada, cambiando de velocidad tan pronto como sea posible y observando el cuentarrevoluciones. Una relación de marchas largas reduce el consumo. En los motores diesel cambia a las 1.500 a 2.000 revoluciones y en los de gasolina antes de las 2.500 a 3.000 revoluciones
Conducir anticipándose a la circunstancias. Durante la aceleración es cuando se consume mayor volumen de combustible. Si se conduce con anticipación la aceleración y las frenadas serán menos bruscas.
Evitar el funcionamiento a ralentí. En atascos, pasos a nivel, etc, es conveniente apagar el motor y cuando lo vuelva a encender evite un régimen de revoluciones altas. En un motor de inyección moderno está calculado que conviene apagarlo en una parada de más de 2 minutos.
No realizar acelerones injustificadamente, utilizando el acelerador de forma suave y progresiva.
Ponerse en marcha inmediatamente después de arrancar el motor, sin necesidad de esperar en punto muerto hasta que se caliente. Tan sólo en los motores diesel y en días fríos se recomienda mantener unos segundos el motor en marcha.
Evitar trayectos cortos pues el motor no alcanza la temperatura óptima y consume más de lo que debería. Hasta pasados 4 km no se sitúa en el consumo adecuado.
Utilización del aire acondicionado. Para trayectos cortos no compensa la utilización del aire acondicionado, en recorridos urbanos el consumo con el aire acondicionado aumenta hasta un 30%.
Procurar no abrir excesivamente las ventanillas, utilizando la ventilación interior.
Guardar la distancia de seguridad y conducir a una velocidad constante optimiza el consumo. Dejar que el vehículo ruede, aprovechando la inercia de éste. Retire el pie del acelerador mientras conduce en descenso manteniendo una marcha engranada.
Eliminar la carga innecesaria pues es un peso adicional que debe de arrastrar el coche con su correspondiente consumo adicional.
Una de las épocas más delicadas para conducir es en invierno, por lo cambiante de las circunstancias.
Antes de nada es necesario recordar la conveniencia de realizar una revisión completa al vehículo para evitar sustos indeseables como un radiador que se congela por falta de anticongelante, unos neumáticos que no tienen suficiente dibujo y no agarran cuando hay exceso de agua en la carretera, etc.
Niebla
La niebla es un gran handicap para una conducción segura. Lo primero que se debe hacer al circular por una zona de bancos de niebla es aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, encender las luces antiniebla y circular fijándose, principalmente, en las líneas de la carretera.
Lluvia
Es recomendable que si circula con su vehículo por una zona anegada por agua, circule lentamente y en primera para evitar que el motor se moje y se pare.
Tenga especial cuidado con los frenos ya que pierden su eficacia cuando se mojan a causa de grandes charcos. Comprobaremos de vez en cuando su correcto funcionamiento presionando el pedal del freno con un suave toque y siempre que las condiciones de la vía y la circulación lo permitan.
Evitaremos tramos inundados y si el agua le llega más allá de las rodillas abandone el vehículo.
Además, el coche puede producir el llamado efecto aquaplaning, que es uno de los más peligrosos (deslizamiento y descontrol del coche). Si se ha producido, levante suavemente el pie del acelerador y sujete con fuerza el volante, pero nunca frene ni de volantazos.
En caso de la lluvia no sea tan fuerte, tenga en cuenta que las primeras gotas mezcladas con el polvo y la suciedad de la calzada convierten el firme en deslizante, por lo que hay que conducir en vehículo con mucha precaución. Por lo tanto, aumente la distancia de seguridad entre los vehículos y reduzca la velocidad.
Viento
Cuando el viento sopla excesivamente fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, mantenga un elevado número de revoluciones en el coche para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria y responda con rapidez en caso de necesitarlo.
LOS CINTURONES DE SEGURIDAD
Regular siempre el cinturón con el vehículo parado. No hacer pasar el cinturón sobre objetos duros o rompibles que puedan llevarse en los bolsillos. No utilizar pinzas o clips para limitar la tensión de los cinturones. No llevar nunca un niño sobre las rodillas. Verificar con regularidad la limpieza y el estado de las correas y sus anclajes. Haga verificar periódicamente los cinturones en un taller del representante de la marca del vehículo y después de cualquier accidente, por mínimo que sea.


COMBUSTIBLE






Cuando usted llena el tanque de combustible de su vehículo, no insiste más allá del tercer golpe de corte de la pistola, evitando derrames de combustible con complicaciones para el sistema.


Use siempre el combustible recomendado por el fabricante del vehículo. Esto está indicado en el mismo manual.


CUIDADO DE LA CARROCERÍA





No limpie nunca la carrocería en seco. No debe utilizar, en ningún caso nafta, petróleo o cualquier otro solvente.
Para mantener la carrocería con su brillo y asegurar la mejor conservación de la pintura, son necesarios lavados frecuentes con agua abundante. No deberán efectuarse a pleno sol ni a temperaturas demasiado bajas.
los excrementos de los pájaros, las secreciones de los insectos y la resina de los árboles, pueden resultar dañinos para la pintura y deben limpiarse lo antes posible.
La utilización repetida de instalaciones de lavado automático, puede provocar la aparición de rayaduras microscópicas que proporcionan una mal aspecto a la pintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada